Por qué aparecen los piojos en las cabezas de nuestros hijos

Por qué aparecen los piojos en las cabezas de nuestros hijos

Casi todos los años, en nuestra guardería infantil en Parque Coimbra recibe la visita de los piojos. En contra de lo que muchos padres piensan no se trata de un problema cuya causa se deba a problemas de higiene, sino que es algo que ocurre con mucha frecuencia y que es prácticamente imposible evitar. Los niños y niñas que acuden a las escuelas infantiles cuando juegan, leen, o charlan entre ellos juntan sus cabezas hasta que entran en contacto, así que, si uno de ellos los ha cogido haciendo exactamente lo mismo con su primos o con algún vecino, antes de que la mañana termine el resto de la clase tendrá algún que otro piojo en la cabeza.

Cada año más del 15% de los alumnos de las escuelas de educación infantil en toda España se ven afectados por este problema en uno u otro momento del curso. Desde nuestra guardería infantil en Parque Coimbra, solemos recomendar a los padres de nuestros alumnos que cada día, al llegar a casa, revisen sus cabezas pasándoles una lendrera, los peines que tienen muchas púas muy finas en las que se quedan pegados los piojos y sus crías: las liendres.

Si en una de estas revisiones, resulta que encuentras restos de piojos, para eliminarlos puedes utilizar cualquiera de los productos específicos de venta en farmacias. Basta con seguir las instrucciones de lavado para que desaparezcan definitivamente en unos días. Eso sí, cuando los descubras,  agradeceríamos una llamada a la Escuela Infantil Oso Baby para que podamos avisar a los padres resto de los compañeros de clase de tu hijo para que refuercen la vigilancia.